¿Te cuesta trabajar?

Los maratones y los deportes pueden ser fuentes obvias de lesiones. Con el movimiento y el esfuerzo constante de sus músculos, no es de extrañar que la gente se lesione. ¿Pero qué hay de esos momentos en los que te encuentras lidiando con el dolor y no puedes averiguar qué lo causó?

Te despiertas, bien descansado y haces el esfuerzo de cuidarte a ti mismo tanto como sea posible. Te aseguras de hacer ejercicio durante la semana, a veces temprano en la mañana antes de ir a trabajar, y a veces después. La mayoría de las semanas usted se las arregla para hacer ejercicio al menos un día sí y un día no. Eres una persona activa, eligiendo las escaleras en lugar del ascensor y, sin embargo… te encuentras lidiando con el dolor de espalda en el trabajo.

¿Te suena familiar? Hay muchas cosas que pueden causar dolor de espalda, por ejemplo, un accidente pasado o condiciones más graves de la columna vertebral. Sin embargo, una de las causas más comunes, y frecuentemente olvidadas, del dolor de espalda es el trabajo de oficina. Muchas personas realizan su trabajo sentadas en un escritorio, ocho horas al día, encorvadas y encorvadas sobre sus ordenadores, con descansos mínimos para levantarse y dar un descanso a su espalda.

Las herramientas que utilizamos en una oficina y la forma en que interactuamos con ellas pueden contribuir a aumentar la presión sobre la espalda, lo que puede llevar finalmente a un dolor de espalda, rigidez y molestias. Estas cosas incluyen la postura al sentarse, la altura de la silla, la posición de la pantalla del ordenador, la posición del teclado y el ratón y la disposición de los muebles. Si estos elementos no se colocan de forma ergonómica, el peso puede estar mal distribuido entre los discos de la columna vertebral y provocar una tensión adicional en los discos, las articulaciones, los ligamentos y los músculos.

Desde la clínica de fisioterapia Miguel Peña nos eneseñan las cinco mejores y más sencillas formas de evitar el dolor de espalda en la oficina:

  • Aprenda a ajustar su silla para proporcionar un soporte adecuado para la espalda. Muchas personas piensan que necesitan una silla nueva, pero la mayoría de las personas no se sientan bien en ella.
  • Apoyarse y descansar siempre contra un respaldo fijo de la silla mientras se realizan los movimientos del teclado
  • Mantenga su cabeza en alto y evite el esfuerzo al mantener todo lo que necesita al alcance de la mano y en líneas de visión fáciles.
  • Ponga los pies en el suelo y evite cruzar las piernas. Un taburete para los pies puede ayudar.
  • Lo más importante es MUEVASE! Aproveche cualquier oportunidad para ponerse de pie y estirarse. Estar sentado durante largos períodos de tiempo, incluso en un entorno ergonómico, aumentará la tensión en su columna vertebral y en los músculos de la espalda.

Construir buenos hábitos de trabajo es una gran manera de evitar el dolor de espalda en la oficina. Coma bien y mantenga un estilo de vida activo cuando esté fuera de la oficina y tendrá una gran oportunidad de evitar o minimizar el dolor de espalda. Si usted siente que está haciendo todo lo correcto y aún así siente ese dolor, ¡denos un grito y estaremos encantados de ayudarle a sanar!